Reflexiones, Valores
Comment 1

Algunas ideas para tomar decisiones

architectural-design-architecture-brick-wall-422844.jpg

Soy alguien bastante impulsivo, especialmente si me encuentro en una situación que no me gusta y quiero hacer un cambio radical. Creo que no soy el único.

Las decisiones espontáneas le dan salsa a la vida. No me gustaría actuar siempre como un robot. No hay nada malo en las decisiones impulsivas, aunque si se tratan de decisiones importantes o con un impacto a largo plazo, las probabilidades de tomar una buena decisión son relativamente bajas, hecho que nos puede causar más frustración.

Por esta razón es útil tener como herramientas diferentes ideas al tomar decisiones y oy presento algunas. Para facilitar la explicación, pondré el ejemplo de Juan que, frustrado por su baja productividad, decide, después de leer un artículo, que se levantará más pronto todas las mañanas para trabajar.

Algunas ideas para tomar decisiones?

¿Es una decisión marinada?

Juan, cansado de su baja productividad y frustrado por no tener una solución, decide precipitadamente que mañana se levantará a las 6 de la mañana. Se dice que “ahora es el momento de poner la carne en el asador”, que “ahora o nunca”. Bien, Juan se levanta dos o tres días siguiendo su hábito, pero el cambio drástico hace que se sienta cansado y al cuarto día abandona, acumulando más frustración.

Marinar una decisión significa darte un período antes de tomar una decisión para pensarla. Esto te permite ver las varias caras de la decisión. Es quizás la mejor opción para evitar una elección precipitada y un círculo vicioso de error – frustración – promesa ilusionante y precipitada – error. Quizás en un primer momento veas un problema respecto a una decisión de forma muy clara, pero al cabo de unos días te das cuenta de como solucionarlo. La razón porque esto pasa es porque nuestro cerebro puede funcionar en dos modos: el enfocado y el difuso. Así que darte un tiempo para pensarlo es de lo más útil que puedes hacer.

¿Esta decisión me acuesta a mis prioridades/valores?

En el cuarto día, el día de abandonar el hábito, Juan se levanta a las 11 de la mañana, después de recuperar algunas de las horas perdidas de sueño. Se levanta y empieza la tormenta mental. “Eres un fracaso, tonto!”. No puede evitar sentirse mal.

Camina hasta la cocina, abre el armario y ve un paquete de galletas de chocolate. Siente muchas ganas de comérselo entero. Se da cuenta de esto, y Juan se pregunta: “¿comerme un paquete de galletas entero me acuesta a la salud que valoro?”. Se da cuenta que no, y deja el paquete de galletas al lado y se prepara un buen desayuno.

¿Lo que voy a escoger me aleja de lo que quiero o me acuesta al tipo de vida que quiero llevar? Esta pregunta es muy poderosa, y tan sirve para evitar una tentación como la del ejemplo hasta decidir entre dos ofertas de trabajo.

¿Cuál es el coste/beneficio de mis prioridades?

Después de desayunar, Juan se va a andar. Después de un rato, se da cuenta de su error principal. Con una decisión tan impulsiva, era difícil calcular el coste/beneficio de forma realista.

Toda decisión puede aportar ciertos beneficios, pero también ciertos costes, especialmente a corto plazo. Por ejemplo, si Juan decidió levantarse más temprano, esto quizás le pueda dar más horas en las que ser más productivo en sus proyectos, pero, también tendrá que levantarse más temprano, ir a dormir más temprano, y pasar por unos días de cambio de horarios.

Conocer los costes es muy interesante. No solo nos permite adaptar nuestra decisión a aquello que queremos y podemos hacer (acorde con nuestros recursos o tiempo). Si tienes en cuenta el coste/beneficio puedes decidir cambiar tu decisión o no cambiar nada (pero, al menos, ser consciente de ello). Si Juan se hubiera parado a pensar, quizás habría podido planificar mejor su día para ir a dormir más temprano o no hacer un cambio tan radical, sino más gradual.

 

¿Tienes ganas?

Después de continuar caminando durante un rato, Juan reflexiona y se da cuenta, que, en realidad no le apasiona levantarse temprano y no se siente nada motivado y reflexiona que quizás quedarse más tarde por la noche, con la tranquilidad y el silencio le apetece más.

Es muy sencillo: ¿Tienes ganas de tomar la decisión que vas a tomar? Si no es así, no la tomes. No hablo de “las ganas” que puedas tener un día por la simple excitación que produce la ilusión de un cambio. Hago referencia a cierta motivación para conseguir el resultado.

¿Realmente te apetece esforzarte para llegar al objetivo? Si es así, hazlo. Si solo lo haces porque crees que “deberías” hacerlo, déjalo a un lado ya que muchas veces resulta en poner demasiada presión sobre un hábito fuerte a cambiar puede ser demasiado fatigante.

Es preferible buscar una alternativa, que, aunque requiera trabajo, nos apetezca más. Y Juan parece que la ha encontrado. Pero esto no es todo…

Una decisión tomada es solo la mitad del proceso

Tomar una decisión de forma meditada es solo el principio. Tenemos que tener en cuenta que tomar una buena decisión no nos garantiza, per se, un buen resultado. La decisión que tomamos es importante pero las acciones que tomemos en acorde a la decisión son determinantes para el resultado.

La decisión de Juan de quedarse a trabajar por la noche es relativamente neutral. Si decide darlo todo y sacar todo el partido de las horas que tiene por la noche, habrá sido obtendrá un buen resultado. Si, en cambio, aunque se quede muchas horas, no las aprovecha, esto se convertirá en una mala decisión. Os recomiendo este artículo para profundizar en este concepto.

Utiliza las herramientas que puedas para tomar la mejor decisión posible. Trabaja fuerte, pon acción constante y lo más posible es que obtengas buenos resultados. En caso contrario, no te quedarás en la duda de no haberlo intentado 😉

1 comentario

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s