Mes: mayo 2019

Experimento público de desconexión digital

Homo Mínimus, un valiente entre los valientes, asiduo defensor contra las redes sociales, es, como yo, un fan de Cal Newport. Algunos de los lectores de este blog ya habréis leído sobre él. Cal Newport es quizás la voz más famosa y racional que existe actualmente sobre el debate en contra de las redes sociales. En su último libro, Digital Minimalism, expone sus argumentos para defender una reducción del uso de estas con argumentos sólidos. Una de las soluciones que propone el libro de Cal para ver el impacto que tienen las redes sociales es pasar un período de tiempo, unos 30 días sin ellas para reintroducirlas más tarde y evaluar los efectos en nuestro día a día, desde un espacio más sereno. Homo Minimus ha propuesto en su blog hacer este experimento. Personalmente no se que va reducir el señor Homo Minimus, ya que no dispone de ninguna red social, pero yo me voy a unir a su experimento. De hecho, ya hace una semana que “estoy” haciendo este experimento, intentado reducir mi tiempo …

Distráete más (o no)

Estaba pensando sobre uno de los mantras más cansinos casi y repetidos sin cesar en el mundo del minimalismo, todo aquello de “eliminar las distracciones”, que, como principio general, no considero que sea mala idea. (…) ¿Pero que son las distracciones? ¿Son las mismas para ti que para mí? ¿Realmente lo son? (…) Si no se aísla el consejo a nivel personal es solo otro superconsejitodeldía. Consejos fáciles, de psicología pop, que venden, con los que resulta fácil empatizar (“sí, yo también debería dejar de mirar tanto el móvil”) pero que carecen de sentido si uno no los mira desde la perspectiva personal. “Todo el mundo tiene tiempo para leer/hacer deporte/dedicar más tiempo a X, lo que pasa es que no lo sabe priorizar” “Claro, la gente se pasa todo el día viendo la televisión y haciendo el vago” “Si la gente renunciara estas distracciones, podría destinar su tiempo a otras cosas y se resolverían todos sus problemas” Para algunas personas sí. Y para otras no. Al adulto que ha trabajado 8 horas, ha cuidado …

¡Que vienen los exámenes!

Nota: Incluyo (o alargo) la serie Study Hacks para incluir este post. Como casi ya es tradición, es momento de hacer el post preexámenes semestral o anual. No hay demasiado a comentar este año. Actualmente estoy en tercero y las circunstancias son similares a las del post de Doble o Nada: compaginar trabajo, estudio y otros proyectos. Ya comenté la importancia de ir estudiando antes de la época de exámenes para evitar un futuro estrés y disfrutar más de lo aprendido… pero siempre cuesta aplicarlo. Así que, hace un mes, viendo que tenía que encontrar tiempo en mi día a día, aunque mi calendario ya fuera un poco apretado empecé un Beeminder para estudiar un mínimo de 90 minutos al día: Iba bien y estaba contento del progreso… hasta que la no-previsión de un pequeño (¡gran!) viaje y la falta de poder recuperarme a la vuelta hicieron que tuviera que pagar a Beeminder un par de veces por no haberme comprometido con mi objetivo. Después de unos cuantos correos con el equipo-soporte de Beeminder (son …

Stop Holding

Como podéis ver, la tendencia de mis últimos posts va centrada a una misma temática: hacer menos, pero de forma más consistente, dejar de hacer cosas innecesarias. Quizás me repita, quizás lo esté sobrepensando todo en algunas ocasiones, pero de verdad quiero continuar explorando la idea, porque estoy convencido de que cuando una persona tiene claro lo que quiere y se deja ir de todo lo demás, puede ir más rápido, como un tren que va más rápido porque ha mejorado su aerodinámica. En relación a todo esto, os dejo uno de los mejores vídeos que encontrado. Seas religioso o no, te recomiendo verlo. Vale la pena.

Quién tenga manos para escribir…

Tiendo a sobrepensar las cosas más de lo necesario. Quizás pensar más de lo necesario es una forma de protección interna que tenemos los humanos. Del mismo modo que tendemos a procrastinar en gran parte por el miedo a tomar malas decisiones o a simplemente, cagarla; quizás pensamos demasiado porque queremos tomar decisiones seguras y sobre todo que no (nos) muestren que parecemos idiotas. Y no creo que se deba hacer investigación ni búsqueda en libros, vídeos u otro material para romper esta tendencia más allá de: Aceptar el riesgo. Aceptar que la vas a cagar en un momento u otro. Forma parte del juego, es más, quizás sea lo que lo hace agradable, el no saber predecirlo todo. Evidentemente no hace gracia escuchar esto cuando en alguna de tus decisiones te juegas algo grande, pero, aunque no te lo tomes a risas, debes aceptar el riesgo. Romper algunos paradigmas. Quizás deberías empezar a ver el mundo de algún otro modo. Quizás deberías investigar porque le das tanta importancia a ciertas áreas de tu vida. …