Proyectos
Dejar un comentario

Dos tipos de proyectos

Anoche, estaba en la terraza de mi piso con Anna, una de mis compañeras de piso y Esteban, un amigo suyo. Eran sobre las 12 de la noche y estaba a punto de irme a dormir, porque el siguiente día me levantaba a las 5. Me veía estresado, y Esteban me pregunto por qué.

Le conté que, aunque había hecho mucho durante el día, tenía la sensación de que no avanzaba en algún proyecto, que no me daba tiempo para nada. Al mismo tiempo, sabía que no tenía que sentirme así, y que, al fin y al cabo, estábamos en verano y que no hay que estresarse inútilmente. Esteban me pregunto: “¿Qué tienes que hacer?” “¿Hay algo tan importante para estresarte?”

No supe contestar realmente a su pregunta. Bueno sí, le dije, tengo que ir al gimnasio, encontrar tiempo para cocinar y comer mejor y…, y… (me quedé sin respuesta). Mi cabeza solo escuchaba un eco de deberías, pero no supe contestar que era lo que realmente era tan importante. Entonces, si no lo supe contar, es que o bien no lo tengo tan claro, o bien aquello por lo que me estreso no es tan importante.

Cuando consideres empezar un proyecto nuevo, deberías diferenciarlo y etiquetarlo como proyecto por diversión, o bien, proyecto por compromiso. La diferencia define la forma en que deberías sentirte alrededor de tu proyecto. ¿Cuántas de estas cosas que defines como proyectos deberías y cuántas, simplemente, podrías hacerlas?

Proyecto por diversión

Si tienes un proyecto por diversión, puedes sentirte libre de abandonarlo cuando sea, porque no es prioritario, es por pura diversión y no deberías sentir presión para completarlo.

Por ejemplo, quizás intentes un reto de andar 10.000 pasos al día porque lo has oído de algún influencer y tienes la curiosidad de que pasaría en tu vida si lo implementases. Pero no es prioritario, puedes abandonarlo, no lo debes tomar tan en serio.

No tomárselo tan en serio te da cierta libertad, pero al mismo tiempo puede convertirse en una falta de resultados como los que podrías obtener en un proyecto por compromiso. Pero tampoco te importa, solo estás probando las aguas, viendo que podría pasar.

Proyecto por compromiso

Si tienes un proyecto por compromiso la cosa cambia, debes comprometerte realmente. Las ideas respeto a este tipo de proyectos ya las discutí aquí. Recuerda tener pocos proyectos a los que puedas destinar todos tus recursos.

Ya que aquí te importan los resultados, deberías hacer todo lo posible para asegurar la ejecución de ellos y estar dispuesto a jugarte algo, a tener la posibilidad de perder. Si realmente quiero ir al gimnasio, debo poner medidas para asegurarme que voy, como yo hago con Beeminder.  

Piensa: si perdieras una cantidad grande de dinero si te comprometes, pero no puedes completar X proyecto, serías mucho más cauto a comprometerte vagamente; y si lo hicieras, pondrías todas tus medidas para asegurarte que lo cumples. Quizás, si no estás dispuesto a jugarte algo en el compromiso de tu objetivo no te importa tanto, y, en consecuencia, debería ser un proyecto por diversión y, en consecuencia, deberías dejar de estresarte si no lo cumples.

#

Disculpad la falta de regularidad de la publicación de posts, que deberían salir cada jueves regularmente. Suerte que tengo a Beeminder…

La foto es de jschumacher, en morguefile.com – Flores de verano, como las que me debo parar a oler de vez en cuando.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s