Autor: Marc Martí

Flip flip flip

La estoy liando parda con el experimento este de desconexión social. No lo estoy llevando a cabo e incluso me olvido de él. Es como si ya no creyera que puedo hacer algo. Sentirse sin control sobre una situación no es agradable, y como más tiempo pasas con esta sensación, peor, porque te sientes como el elefante encadenado, y muchos momentos durante el día son un recordatorio de lo inútil que eres porque no puedes llevar a cabo aquello que te habías propuesto. Esta semana (si todos los resultados de los exámenes son positivos) es mi ultimo examen del año escolar (yuhu!) pero me esta costando la vida estudiar. Es palo y simple procrastinación, pero estando distraído, tener el teléfono por ahí pues no ayuda. El sentimiento de “tendría que estar estudiando” pero “hoy he mirado 59 vídeos en Youtube” es horrible. ¿Debería ser más responsable? Responsabilidad personal Cualquier persona que haya leído un libro un poco bueno sobre desarrollo personal habrá entrado en la cuestión de la responsabilidad personal. Puede ser un debate filosófico …

Sé consciente de tus sesgos mentales

Post cortito hoy, que estoy de exámenes. Me parece interesante el “mundo” de los sesgos mentales. Poder leer una lista de algunas conclusiones erróneas mentales a las que generalmente llegamos y pensar “ah, ahí también he caído”. Curioso, como, cuando miramos con perspectiva como caemos en estas trampas mentales nos sentimos aligerados e incluso reímos de nuestra propia inconsciencia. Curioso también, como, cuando nos encontramos en situaciones en las que, previamente, hemos caído en alguna trampa, acabamos cometiendo el mismo error sin darnos cuenta. Delante de una misma situación, ni por asomo creemos que esta vez podemas pensar equivocadamente. Más curioso aún resulta la existencia de sesgos que diría yo que son personales. Por ejemplo, todos tenemos alguna área en la que somos algo negativos. Como quizás habrás adivinado, y es parte de la razón de este post, tiendo a tener sesgos negativos respecto a como veo los exámenes. Si, a veces he sido el repelente que dice “que el examen le saldrá fatal”. Y no porque quiera la atención, sino porque realmente creo que …

Un experimento de seis meses

Como ya publiqué la semana pasada, estoy participando en un experimento de desconexión social, donde durante todo un mes intento eliminar todas las herramientas opcionales de mi vida digital para ganar espacio. Como ya había previsto, y comenté ayer en el blog de Homo Minimus, volví a usar otra vez las redes sociales. Ayer justamente me preguntaba que es lo que nos lleva a no continuar algunos de nuestros hábitos/proyectos/objetivos, cuando vemos beneficios ya al cabo de unos días. Mi hipótesis es que este tipo de retos populares se implementan del mismo modo que mucha gente concibe sus objetivos: una persona está en una situación que no querría estar, realiza un comportamiento que está teniendo consecuencias negativas en su vida, no se siente en control y quiere cambiar este patrón. En este patrón, el valor de obtener el cambio es alto y los beneficios que se van a obtener en un tiempo relativamente corto son altos. Por ejemplo, si estoy estresado por pasar 5 horas en mi móvil este día, simplemente puedo ponerme el reto …

Experimento público de desconexión digital

Homo Mínimus, un valiente entre los valientes, asiduo defensor contra las redes sociales, es, como yo, un fan de Cal Newport. Algunos de los lectores de este blog ya habréis leído sobre él. Cal Newport es quizás la voz más famosa y racional que existe actualmente sobre el debate en contra de las redes sociales. En su último libro, Digital Minimalism, expone sus argumentos para defender una reducción del uso de estas con argumentos sólidos. Una de las soluciones que propone el libro de Cal para ver el impacto que tienen las redes sociales es pasar un período de tiempo, unos 30 días sin ellas para reintroducirlas más tarde y evaluar los efectos en nuestro día a día, desde un espacio más sereno. Homo Minimus ha propuesto en su blog hacer este experimento. Personalmente no se que va reducir el señor Homo Minimus, ya que no dispone de ninguna red social, pero yo me voy a unir a su experimento. De hecho, ya hace una semana que “estoy” haciendo este experimento, intentado reducir mi tiempo …

Distráete más (o no)

Estaba pensando sobre uno de los mantras más cansinos casi y repetidos sin cesar en el mundo del minimalismo, todo aquello de “eliminar las distracciones”, que, como principio general, no considero que sea mala idea. (…) ¿Pero que son las distracciones? ¿Son las mismas para ti que para mí? ¿Realmente lo son? (…) Si no se aísla el consejo a nivel personal es solo otro superconsejitodeldía. Consejos fáciles, de psicología pop, que venden, con los que resulta fácil empatizar (“sí, yo también debería dejar de mirar tanto el móvil”) pero que carecen de sentido si uno no los mira desde la perspectiva personal. “Todo el mundo tiene tiempo para leer/hacer deporte/dedicar más tiempo a X, lo que pasa es que no lo sabe priorizar” “Claro, la gente se pasa todo el día viendo la televisión y haciendo el vago” “Si la gente renunciara estas distracciones, podría destinar su tiempo a otras cosas y se resolverían todos sus problemas” Para algunas personas sí. Y para otras no. Al adulto que ha trabajado 8 horas, ha cuidado …

¡Que vienen los exámenes!

Nota: Incluyo (o alargo) la serie Study Hacks para incluir este post. Como casi ya es tradición, es momento de hacer el post preexámenes semestral o anual. No hay demasiado a comentar este año. Actualmente estoy en tercero y las circunstancias son similares a las del post de Doble o Nada: compaginar trabajo, estudio y otros proyectos. Ya comenté la importancia de ir estudiando antes de la época de exámenes para evitar un futuro estrés y disfrutar más de lo aprendido… pero siempre cuesta aplicarlo. Así que, hace un mes, viendo que tenía que encontrar tiempo en mi día a día, aunque mi calendario ya fuera un poco apretado empecé un Beeminder para estudiar un mínimo de 90 minutos al día: Iba bien y estaba contento del progreso… hasta que la no-previsión de un pequeño (¡gran!) viaje y la falta de poder recuperarme a la vuelta hicieron que tuviera que pagar a Beeminder un par de veces por no haberme comprometido con mi objetivo. Después de unos cuantos correos con el equipo-soporte de Beeminder (son …

Stop Holding

Como podéis ver, la tendencia de mis últimos posts va centrada a una misma temática: hacer menos, pero de forma más consistente, dejar de hacer cosas innecesarias. Quizás me repita, quizás lo esté sobrepensando todo en algunas ocasiones, pero de verdad quiero continuar explorando la idea, porque estoy convencido de que cuando una persona tiene claro lo que quiere y se deja ir de todo lo demás, puede ir más rápido, como un tren que va más rápido porque ha mejorado su aerodinámica. En relación a todo esto, os dejo uno de los mejores vídeos que encontrado. Seas religioso o no, te recomiendo verlo. Vale la pena.