All posts filed under: Reflexiones

¿Deberías ir a por ello?

La respuesta general, si estás aquí, es sí. La respuesta larga, si la quieres, es un poco más compleja. ¿Deberías ir a por ello, digamos, a por algo si no tienes toda la información que quisieras tener? Piensa en un ejemplo personal o de otra persona. Una dieta, una rutina de ejercicios, una forma de lidiar con tus problemas, una compra que quieres hacer. En primer lugar, te diría que te planteases si realmente lo quieres. Si intrínsecamente lo quieres, no por el placer que vas a obtener, por el ego o por la validación que podrías obtener si le contaras a alguien de tu entorno lo que has conseguido. En segundo lugar, deberías valorar si el esfuerzo que vas a hacer vale la pena, en dos sentidos. En el primero, si vas a ser capaz de conseguirlo, siendo realista. En el segundo, es si, que en el caso que lo puedas conseguir, aquello que consigas te va a ser útil por el objetivo general que persigues. Claro, me podrías decir que la falta de …

Sé consciente de tus sesgos mentales

Post cortito hoy, que estoy de exámenes. Me parece interesante el “mundo” de los sesgos mentales. Poder leer una lista de algunas conclusiones erróneas mentales a las que generalmente llegamos y pensar “ah, ahí también he caído”. Curioso, como, cuando miramos con perspectiva como caemos en estas trampas mentales nos sentimos aligerados e incluso reímos de nuestra propia inconsciencia. Curioso también, como, cuando nos encontramos en situaciones en las que, previamente, hemos caído en alguna trampa, acabamos cometiendo el mismo error sin darnos cuenta. Delante de una misma situación, ni por asomo creemos que esta vez podemas pensar equivocadamente. Más curioso aún resulta la existencia de sesgos que diría yo que son personales. Por ejemplo, todos tenemos alguna área en la que somos algo negativos. Como quizás habrás adivinado, y es parte de la razón de este post, tiendo a tener sesgos negativos respecto a como veo los exámenes. Si, a veces he sido el repelente que dice “que el examen le saldrá fatal”. Y no porque quiera la atención, sino porque realmente creo que …

Distráete más (o no)

Estaba pensando sobre uno de los mantras más cansinos casi y repetidos sin cesar en el mundo del minimalismo, todo aquello de “eliminar las distracciones”, que, como principio general, no considero que sea mala idea. (…) ¿Pero que son las distracciones? ¿Son las mismas para ti que para mí? ¿Realmente lo son? (…) Si no se aísla el consejo a nivel personal es solo otro superconsejitodeldía. Consejos fáciles, de psicología pop, que venden, con los que resulta fácil empatizar (“sí, yo también debería dejar de mirar tanto el móvil”) pero que carecen de sentido si uno no los mira desde la perspectiva personal. “Todo el mundo tiene tiempo para leer/hacer deporte/dedicar más tiempo a X, lo que pasa es que no lo sabe priorizar” “Claro, la gente se pasa todo el día viendo la televisión y haciendo el vago” “Si la gente renunciara estas distracciones, podría destinar su tiempo a otras cosas y se resolverían todos sus problemas” Para algunas personas sí. Y para otras no. Al adulto que ha trabajado 8 horas, ha cuidado …

Stop Holding

Como podéis ver, la tendencia de mis últimos posts va centrada a una misma temática: hacer menos, pero de forma más consistente, dejar de hacer cosas innecesarias. Quizás me repita, quizás lo esté sobrepensando todo en algunas ocasiones, pero de verdad quiero continuar explorando la idea, porque estoy convencido de que cuando una persona tiene claro lo que quiere y se deja ir de todo lo demás, puede ir más rápido, como un tren que va más rápido porque ha mejorado su aerodinámica. En relación a todo esto, os dejo uno de los mejores vídeos que encontrado. Seas religioso o no, te recomiendo verlo. Vale la pena.

Quién tenga manos para escribir…

Tiendo a sobrepensar las cosas más de lo necesario. Quizás pensar más de lo necesario es una forma de protección interna que tenemos los humanos. Del mismo modo que tendemos a procrastinar en gran parte por el miedo a tomar malas decisiones o a simplemente, cagarla; quizás pensamos demasiado porque queremos tomar decisiones seguras y sobre todo que no (nos) muestren que parecemos idiotas. Y no creo que se deba hacer investigación ni búsqueda en libros, vídeos u otro material para romper esta tendencia más allá de: Aceptar el riesgo. Aceptar que la vas a cagar en un momento u otro. Forma parte del juego, es más, quizás sea lo que lo hace agradable, el no saber predecirlo todo. Evidentemente no hace gracia escuchar esto cuando en alguna de tus decisiones te juegas algo grande, pero, aunque no te lo tomes a risas, debes aceptar el riesgo. Romper algunos paradigmas. Quizás deberías empezar a ver el mundo de algún otro modo. Quizás deberías investigar porque le das tanta importancia a ciertas áreas de tu vida. …

La consistencia es más importante que la frecuencia

La consistencia es más importante que la frecuencia cuando hablamos sobre mantener algunos hábitos. Siempre no me ha cuadrado cuando los autores (léase analistas/gurús/vendehúmos) de los libros de hábitos hablan de que cuando un hábito ya se ha forjado, permanece ahí, como si hubiéramos construido algo inamovible e inafectable por las circunstancias cambiantes de nuestras vidas. Que nuestras circunstancias cambien es algo inevitable y a veces no tenemos otra opción que adaptarnos a ellas, por ejemplo, un cambio de domicilio, o cuestiones más simples, como pasar un resfriado. Si el cambio de circunstancias es durante un periodo pequeño que conocemos, podemos tomar un break de nuestros hábitos, como cuando vamos de vacaciones, e intentar volver al ritmo una vez se termine. Si el periodo es largo, o si no sabemos el período hasta volver a la “normalidad”, podemos continuar actuando como estábamos haciendo, aunque disminuyendo la frecuencia. Imaginemos que has conseguido un nuevo lugar de trabajo y con las horas que este cambio te va a ocupar no puedes ir al gimnasio 5 veces a …

Acepta el riesgo

El otro día decidí comprar pequeñas cantidades de criptomoneda. Había oído a hablar de ello y me preguntaba si sería difícil conseguirlo. El proceso fue muy simple y en menos de 10 minutos lo tenía. Por supuesto, en lo que pasé más tiempo las siguientes horas fue en ir comprobando las subidas y las bajadas que pegaba. Cuando inviertes en algo, la mayoría de veces lo haces a un relativo largo plazo. Seguramente esperes buenos resultados, y haces lo posible para minimizar el riesgo de tus movimientos, pero en ultima instancia, no está en tus manos lo que acabe de pasar y debes tener algo de fe. Para hablar de la confianza en tus propias acciones y esta fe, siempre me ha gustado la analogía de plantar unas semillas. Cuando plantas unas semillas plantas, debes hacer todo lo que esté en tus manos para hacerlas crecer, como asegurar una buena tierra, agua y sol, pero el hecho que acabe creciendo no está en tus manos. Debes esperar, tener fe y paciencia, porque si te desesperas …